El año pasado saltaba la noticia de que Vorwerk, fabricante de la conocida Thermomix, llevaba a los tribunales a Lidl, demanda por infracción de la patente, basada en el robot de cocina que esta marca había sacado al mercado y que responde al nombre de Monsieur Cuisine Connect.

Vorwerk fundamenta su demanda en la infracción por parte de Lidl de su patente ES 2 301 589 (ES’ 589), siendo ésta la validación española de la europea EP 1 269 898 y concedida por la Oficina Europea de Patentes (EPO), tras realizar el examen para la comprobación de los requisitos de novedad y actividad inventiva, el 16 de Abril de 2008 y cuya publicación en España se realizó en fecha 1 de Junio del mismo año. Es curioso señalar que la patente ES’ 589 caduca el 27 de Junio de 2022, pues Thermomix la solicitó el 27 de Junio de 2002 y el plazo de concesión es de 20 años desde la presentación de ésta, momento en el cual la invención pasa a ser de dominio público y cualquier persona podría usarla libremente.

Ante la demanda presentada por Vorwerk, Lidl contestó a la misma oponiéndose y alegando que su robot de cocina, Monsieur Cuisine Connect, no reproducía todas y cada una de las características (denominadas reivindicaciones en la patente) del robot de cocina Thermomix. Además, al tiempo que contestaba a la demanda, planteaba a su vez una demanda reconvencional, donde acababa solicitando la nulidad de la patente de Thermomix.

Esta demanda resulta especialmente interesante, pues mediante este método lo primero que debía realizar el Juzgado que conocía del caso era analizar la validez o no de la patente concedida a Vorwerk. Es decir, antes de entrar a contestar sobre el asunto planteado por el fabricante de Thermomix, el Juzgado de Barcelona debía decir si era válida la patente, y por tanto, tendría que pasar a decidir si las características de la patente ES’ 589 son reproducidas o no; o si, por el contrario, considera el Tribunal que la patente no resulta válida, lo que quiere decir que la misma no lo ha sido desde el momento de su concesión, de manera que Lidl no podría infringir algo que no existe y, por ello, la demanda de Vorwerk no tendría sustento alguno.

La Sentencia finalmente llegó el pasado 19 de Enero 2021, y en ella el Tribunal de lo Mercantil nº5 de Barcelona fallaba a favor de Vorwerk tras el análisis técnico de los peritos, pues entiende que la patente es válida al reunir los requisitos de novedad y actividad inventiva, y desestimaba la demanda de nulidad de Lidl, pues realiza “actos de explotación directa de dicha invención”, los cuales se encuentran prohibidos por la Ley de Patentes, declarando que “la importación, ofrecimiento para la venta y comercialización” de Monsieur Cuisine supone una violación de la patente ES’ 589 y de los derechos de exclusiva que lleva aparejados. Y condenando a la demandada a cesar en la comercialización, importación y ofrecimiento, así como a la retirada del mercado de todos los ejemplares del robot de cocina que se encuentren tanto en su poder como en el de sus distribuidores, abstenerse en un futuro de incurrir en las mismas acciones por las que se le condena ahora, y a la indemnización a la parte demandante por los daños y perjuicios causados.

Sin embargo, esto todavía no ha acabado, pues la Sentencia no es firme aún y Lidl se encuentra en plazo para presentar Recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, y posterior a éste, tendría la posibilidad de recurrir en casación ante el Tribunal Supremo. Es decir, aún no se ha llegado al KO y queda batalla para rato. Además, si algo se ha puesto de manifiesto con esta sentencia, es la falta de uniformidad entre los tribunales europeos, pues, aunque en España (de momento) Vorwerk ha salido ganando, para conseguir que Monsieur Cuisine deje de ser comercializado en otros países de la Unión tendrá que ir interponiendo la correspondiente demanda país por país, y ganar el litigio.

¿Cómo afecta a los consumidores que ya tienen Monsieur Cuisine en sus hogares?

La demanda presentada por Vorwerk sólo se refiere a la patente ES’ 589, la cual, tal y como ha quedado demostrado en la Sentencia, ha sido infringida por Lidl con el robot de cocina Monsieur Cuisine Connect. Por tanto, no se encontrarían afectados todos los modelos de robots de cocina que distribuye Lidl, sino únicamente el modelo Connect, que es el que incorpora el sistema de pesado protegido por la patente de Thermomix. Así, los modelos Monsieur Cuisine Plus y el Mini Monsieur Cuisine Connect se pueden seguir vendiendo con normalidad al no contar ninguno de ellos con el problemático sistema de pesado en el vaso.

Por otro lado, según lo especificado en la Sentencia, esto no afectaría a los clientes que ya disponen del robot, pues la adquisición la realizaron con anterioridad a la aplicación de la Sentencia, es decir, impide la venta de más unidades a partir de la fecha en la cual la misma ha sido publicada. Igualmente, en base a la ley española, aunque se haya condenado a Lidl a la retirada de los robots del mercado y se haya prohibido su venta, comercialización y distribución, todo esto no afecta a la garantía de aquellos electrodomésticos que ya han sido vendidos, siendo ésta de dos años conforme a nuestro ordenamiento.

Al ser el ámbito de aplicación de la sentencia el territorio español exclusivamente, pues la reclamación se realiza por parte de Vorwerk con respecto a la patente ES 2 301 589, que es la validación española de la patente europea, esto significa que, en el resto de Europa, Monsieur Cuisine Connect puede seguir siendo distribuido y comercializado por Lidl, por lo que, en caso de que el robot se rompiese, no habría problemas de abastecimiento de piezas o con su reparación. Es más, la cadena de supermercados, en el momento que uno de sus robots de cocina se rompía procedían a enviarlo a fábrica para su reparación, la cual, al encontrarse en Alemania, quedaría excluida del litigio que nos ocupa.

Igualmente, la Sentencia nada dice acerca de la reparación de los robots o de sus partes integrantes, aunque se trate del mecanismo que ha infringido la patente, por lo que la marca debe seguir procediendo a su reparación a todos los usuarios que lo soliciten.

Mª del Mar Garrido Gómez

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nosotros enviando un correo a recepcion@ponter.es o llamando al 925 257 113 / 915 930 381.