Externalizar un área tan relevante de una empresa como es el de Recursos Humanos debe llevar un proceso organizado para que esta cuestión se realice con éxito.

Este principio básico no siempre se tiene en cuenta, por eso, PONTER Abogados y Asesores, empresa líder  soluciones para la gestión y el desarrollo del capital humano e intelectual, ofrece cinco sencillas recomendaciones para llevar a cabo un proceso de externalización en el departamento de recursos humanos.

Aspectos básicos como la viabilidad de la operación, los costes y riesgos, la elección del mejor proveedor del servicio o la gestión del cambio, son cuestiones que se deberían tener muy en cuenta.

1. Viabilidad de la operación:

Es el primer punto que la empresa tiene que tener en cuenta. Toda compañía que pretenda externalizar el área de recursos humanos debería hacer un análisis previo en el que detalle los puntos y actividades del proceso a externalizar, detectando cuáles son los aspectos clave, tal y como explica Ponter.

2. Costes:

El objetivo que siempre debe cumplirse es que los costes a corto y largo plazo, las inversiones y los riesgos, «aporten siempre un balance positivo a favor del proceso de externalización». La primera cantidad, dice la firma de soluciones de gestión, que habitualmente se maneja como referencia es el precio de la oferta del proveedor. Aunque las empresas deben tener claro que este coste externo no es el valor total de la externalización.

3. Riesgos:

Existen dos tipos de riesgos, el primero es al que se expone una organización si el proveedor deja de prestar el servicio. Algunas de las medidas para controlar este riesgo son la elección de proveedores de referencia que dispongan de una base sólida de clientes, los planes de retorno o la migración que el proveedor pueda ofertar. El segundo, son los posibles errores cometidos por el proveedor de servicios y el consecuente impacto que estos puedan acarrear a la compañía.

4. Ofertas y proveedores:

Muchas veces es complicado disgregar la multitud de ofertas que se presentan en el mercado, por lo que la principal tarea a llevar a cabo por el responsable es la solicitud de ofertas, el establecimiento de un procedimiento para la comparación y la valoración de las mismas.

5. Gestión del cambio:

Como habitualmente este tipo de transformación suele ser consecuencia de la necesidad de algún otro cambio surgido en la empresa, es importante saber qué es lo que ha provocado esta evolución. Una visión controlada aporta siempre unos argumentos razonables para la comprensión global.

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nosotros enviando un correo a recepcion@ponter.es o llamando al  925 257 113 / 915 930 381 

 

Comparte en la red...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin