En ocasiones no somos conscientes de las herramientas de las que disponemos como empresarios y autónomos y ahora más que nunca es necesario ser consciente de todas ellas. El renting es una forma con la que pequeñas empresas pueden no sólo ahorrar costes sino también hacer crecer su negocio, ya que nos permite no solo financiar vehículos sino también equipos y tecnología.

Hay un dato esclarecedor en el panorama empresarial español, y es que más del 95% de las empresas son pymes. Esos pequeños negocios ahora más que nunca buscan un ahorro de costes para sobrevivir, en el caso de las que están en la cuerda floja, o para seguir creciendo, en el de aquellas cuyas circunstancias son favorecedoras.

De cualquier manera y, sobre todo, para los que se inician en el mundo empresarial, el alquiler de locales, vehículos o incluso dispositivos informáticos es cada vez más favorecedor para sus cuentas de resultados y su ahorro de inversión. Por ello, es importante conocer con detalle cuáles son los beneficios del renting para pequeñas empresas.

¿Qué es el renting?
En primer lugar hay que saber que el renting es una forma de financiación a la que pueden acceder pequeñas empresas y trabajadores autónomos, por medio de la cual se paga una cuota mensual por el alquiler de un determinado producto sin necesidad de realizar una gran inversión inicial o duradera en el largo plazo.
Aunque lo más habitual es hablar de renting de vehículos, existen otros tipos. Asimismo, dependiendo de la tipología de empresa y la capacidad económica que tenga la misma, el tipo de contrato de renting puede variar dependiendo de cada caso.

Tipos de renting
Respecto a este hecho, cabe señalar que existen diferentes tipos de renting destinados a pymes que dependen del tipo de producto que se alquila, así como de la modalidad del contrato. Algunos de los más populares en función del producto son los siguientes:

• Renting de vehículos: es el más habitual. En lugar de pagar una entrada y la letra del coche, se realiza el pago de una cuota mensual por la cual se alquila el vehículo. Se trata de una opción sumamente cómoda para pequeñas organizaciones que realicen cambios frecuentes en sus empleados, de manera que prefieren ahorrar esa parte de inversión para emplearla en otros menesteres.

• Renting de equipos: en el caso del sector servicios a veces es complicado contar con toda la maquinaria o equipos necesarios para poner en marcha una empresa, de ahí que exista el renting de equipos. Algunos buenos ejemplos de ello es el mobiliario de una oficina, el material de una peluquería o de un restaurante, las máquinas de vending…

• Renting de tecnología: cómo se puede imaginar, este tipo de renting es cada vez más habitual, dado que el producto ofrecido es un bien necesario para cualquier pyme y, sin embargo, no siempre se cuenta con el capital necesario para invertir en hardware y software -sobre todo al comienzo de la actividad-. Por otro lado, este tipo de productos tienen una determinada vida útil que en muchos casos puede suponer un problema cuando toca renovar el parque informático. En este caso estamos hablando de teléfonos móviles, ordenadores, tablets, monitores, etc.

Cuáles son los beneficios del renting para pymes
Aunque el beneficio fundamental del renting para pequeñas empresas es el ahorro económico, existen otras ventajas que conviene apuntar:

• Ahorro y seguridad financiera: además de la reducción de costes que puede suponer el renting en una pyme, el hecho de ser una cuota fija que no varía dependiendo de los tipos de interés o la inflación, supone una seguridad para la empresa. Además, no existe la preocupación por el mantenimiento del vehículo en el caso del renting de coches y lo único que puede variar es la cuota del seguro.

• Disposición de fondos: gracias al renting, la empresa puede contar con la liquidez necesaria que permita hacer frente a otros pagos, al tiempo que se liberan recursos que supondrán una mejor rentabilidad empresarial.

• Imagen de marca: los vehículos, equipos o dispositivos tecnológicos de renting pueden renovarse frecuentemente. Esto dará una mejor imagen de empresa para empleados y clientes -no hay nada como trabajar con material de última generación-, además de realizar un consumo más sostenible y un ahorro de carburante en el caso de los nuevos vehículos menos contaminantes (eléctricos, híbridos…).

• Bajo riesgo: en el momento en que le ocurre algo al producto de renting, normalmente se cuenta con un seguro y un teléfono de asistencia que solucionará el problema sin que la pyme se tenga que hacer cargo de trámites y costes extras. De la misma manera, cualquier propiedad supone un riesgo que en este caso no le corresponde a la pyme que utiliza el servicio de renting.

• Desgravaciones fiscales: el 100% de las cuotas de renting pueden ser desgravadas en el impuesto de sociedades y en la renta.

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nosotros enviando un correo a recepcion@ponter.es o llamando al 925 257 113 / 915 930 381