El Juzgado de 1ª Instancia nº8 de Valladolid ha dictado una sentencia en relación a una reclamación a una tienda de vestidos de novia, a la cual una clienta había encargado la confección del suyo para su boda, cancelada finalmente por la crisis sanitaria por Covid-19. Nuestra socia fundadora, Belén Campos Manzanares, analiza lo sucedido y el planteamiento del Tribunal para el medio El Jurista.

“Realizó un primer aviso de la posible cancelación de la boda a la tienda de vestidos el 13 de abril de 2020 mediante correo electrónico. Tras un intercambio de mensajes, finalmente, la actora decidió cancelar la boda y así se lo comunicó a la tienda de vestidos de novia el 12 de mayo de 2020, solicitando, además, se cancelara el pedido. Este correo fue contestado por la tienda indicando que el vestido se encontraba terminado.”

 

“Tras esta respuesta, la demandante volvió a ponerse en contacto con la tienda ofreciendo el pago de aquellos gastos en los que hubiese incurrido la tienda para la confección del vestido y volvía a solicitar la resolución del contrato, así como la devolución de la cantidad entregada en concepto de formalización de este. A lo que la empresa le contestó diciendo que el pedido no podía ser cancelado, ni devueltas las cantidades, pues así se había hecho constar en el contrato suscrito por las partes. Así, añadió también que, debido a las características especiales del vestido, este no puede ser vendido a otra persona y que el encargo ya se había efectuado al diseñador y pagado por ello. Y, además, entienden que no cabe aplicar la normativa surgida a raíz de la Covid-19, pues la boda sí podía celebrarse.”

Para conocer toda la información acerca de este caso, te invitamos a leer el artículo completo aquí.

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nosotros enviando un correo a recepcion@ponter.es o llamando al 925 257 113 / 915 930 381.