Los miembros de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo plantearon dos enmiendas al Reglamento de la UE 1308/2013 relativo a la organización común del mercado de productos agrícolas:

  • La enmienda 165, que pretendía que los términos y nombres que se usan para la carne y preparados cárnicos se reservasen en exclusiva a las partes comestibles de los animales. Es decir, que términos tales como filete, hamburguesa, escalope o embutido no pudiesen usarse para los productos vegetales que adoptaban tales formas.
  • La enmienda 171, que buscaba que los productos lácteos no pudieran ser denominados del mismo modo cuando fuesen procedentes de elaboraciones vegetales, tales como queso de tofu; así como que se prohibiese su uso comercial indirecto, para el caso de que se utilizase la expresión “similar a la mantequilla”, “imita al queso” u otros análogos.

Si atendemos a la realidad actual, cada vez son más las personas que, bien por motivos morales o bien por motivos de salud, han optado a una dieta vegetariana, vegana o alguna de sus distintas variantes. Desde luego, esto no implica necesariamente que a estas personas no les guste la carne o la lecha y sus derivados. Es más, muchas de ellas echan de menos la carne, y solo sus ideales les impiden comerla. Así pues, han encontrado en estos sustitutos un pequeño consuelo, pues existen algunos productos en el mercado actual que imitan la carne tan bien que a veces resulta difícil creer que no lo sea.

Sin embargo, esto no gusta a muchas empresas cárnicas que se niegan a permitir que se puedan llamar con el mismo nombre productos que tradicionalmente se han hecho a base de carne, tales como las hamburguesas, filetes o albóndigas.

En cambio, otras han visto la oportunidad y han decidido amoldarse a la una realidad en cuanto a los cambios que se han producido en los consumidores. Así, empresas que tradicionalmente has producido exclusivamente productos cárnicos, han decidido producir productos que imitan a la carne, como mortadela vegana o chóped vegano (Noel, Campofrío)

Incluso restaurantes que se anunciaban siempre como amantes absolutos de la carne, tales como Foster´s Hollywood o Burger King, han introducido opciones vegetarianas en sus menús.

En cambio, la Comisión entiende que el uso de estos términos no es conforme a la normativa de la Unión y que podría conllevar a confundir al consumidor, algo que se duda bastante entre los grupos contrarios a estas enmiendas pues estos productos llevan aparejado términos como “veggie”, “vegano” o señala si está hecho de tofu, seitán u otro producto y no se han creado para confundir al consumidor, sino para dar una alternativa y cubrir una necesidad en relación a un sector en crecimiento de consumidores que por un motivo u otro no quieren comer carne pero les gusta.

Se ha llegado incluso a proponer el uso de términos tales como “discos” o “cilindros” para sustituir los términos de hamburguesas o salchichas vegetales desde los grupos que apoyan estas enmiendas.

Sin embargo, ya la RAE, en agosto de 2019, se pronunció a este respecto cuando, a través de Twitter, le preguntaban sobre si era correcto el uso de los términos “hamburguesa vegana” o “carne vegana”, a lo que respondió que: “Por extensión del significado, esta voz puede designar cualquier preparación igual a una hamburguesa, aunque contenga otros ingredientes, como sucedería con una hamburguesa de atún o una hamburguesa vegetal”.

De nuevo, desde Heura Foods, se dirigió a la RAE la pregunta sobre la posibilidad del uso de los términos de hamburguesa o salchicha cuando fuesen de origen vegetal, a lo que la RAE respondió de nuevo a favor de su uso el pasado julio: “En las preparaciones culinarias, el ingrediente novedoso puede hasta sustituir al tradicional, pero se conserva el nombra para vincular el producto a la preparación tradicional (tallarines de calabacín, queso vegano, hamburguesa vegetal…).

Sin embargo, en contra del uso de esta terminología parecía jugar la Sentencia del TJUE de 14 de junio de 2017 que resolvía la cuestión prejudicial planteada en relación con el litigio entre   el VSW, una asociación alemana cuya misión, en particular, es luchar contra la competencia desleal; y TofuTown, una sociedad activa en la fabricación y distribución de alimentos vegetarianos o veganos, que promueve y distribuye, entre otros, productos puramente vegetales con las designaciones «mantequilla de tofu Soyatoo», «queso vegetal», «Veggie-Cheese», «Cream» y otras denominaciones similares.

El VSW, consideraba que la promoción de estos productos puramente vegetales por parte de TofuTown contravenía las normas sobre la competencia, frente a lo que TofuTown sostenía que su publicidad de los productos vegetales que llevan las designaciones discutidas no infringían las normas de la Unión, ya que, por una parte, la forma en que el consumidor comprende esas designaciones se ha modificado mucho en los últimos años y, por otra parte, no utiliza designaciones como «mantequilla» o «cream» de manera aislada, sino siempre iban asociadas con términos que indican el origen vegetal de los productos de que se trata, como en el caso de la «mantequilla de tofu».

Pues bien, el TJUE determinó que las normas de la UE debían interpretarse en el sentido de que se oponen a que la denominación «leche» y las denominaciones reservadas a los productos lácteos se utilizasen para designar, en la comercialización o en la publicidad, un producto puramente vegetal, aun cuando esas denominaciones se completen con menciones explicativas o descriptivas que indiquen el origen vegetal del producto en cuestión; con algunas excepciones, como en el caso de la leche de almendras.

Sin embargo, el pasado octubre el Pleno del Parlamente de la Unión desestimó la enmienda 165, determinando así la posibilidad del uso de los términos utilizados tradicionalmente en relación a la carne.

En cambio, se aprobó la enmienda 171 en relación a los productos lácteos, aunque en este caso parecía una batalla perdida de antemano, si atendemos a la conclusión a la que llegó la citada sentencia.

Si desea ampliar la presente información, no dude en ponerse en contacto con nosotros enviando un correo a recepcion@ponter.es o llamando al 925 257 113 / 915 930 381

Comparte en la red...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin